CUENTO PARA ELLA, CUENTO PARA ÉL

 

CUENTO PARA ELLA, CUENTO PARA ÉL

No te voy a mentir, cuando llegaste a mi vida yo deseaba todo lo contrario a lo que tú eras.

Esa era yo.

Una chica de un barrio bien, de una familia bien, bien, que estaba acostumbrada a conseguirlo todo por las buenas, la niña de mamá y el ojito derecho de papá.

Durante muchos años la vida había sido muy fácil para mí.

Sin embargo, tan pronto como te tuve entre mis brazos supe lo que era el amor incondicional, poco me importaba que fueras o no todo aquello que yo deseaba, que mi corazón iba a dictar los pasos que yo daría para que tu futuro fuera el mejor para ti.

Nada de madre coraje, nada de escándalos, nada de historias complejas, simplemente allanarte el camino para que tu vida fuera la que yo mejor pudiera darte, coyunturalmente hablando estaba jodida la situación, porque si ya llegaste al mundo, a mi mundo en un momento de crisis otra crisis me hizo tener que ver cómo os alejabas de mí.

Largos son los caminos del sistema y yo no iba a perderme entre sus curvas, prefería dejarle al tiempo el trabajo de demostrarte quién tiene razón en esta batalla.

Mientras tanto yo me quedo replegada en mis recuerdos, con mi amiga la melancolía, en un eterno stand by en el que no creces, en el que aun te cuento dos cuentos cada noche, poniendo voces a cada protagonista para que tras el primero me pidieras el segundo.

Mientras tanto te estoy aquí, esperando que te des cuenta que el amor incondicional es renuncia. A veces, no todas las veces.

Mientras tanto yo sigo viéndote en mis sueños con tus rizos al aire, sentada sobre tus tobillos abriendo los regalos en el Festival de las Luces de Invierno, subida sobre tu primer triciclo y tu bicicleta después, brava, valiente, lista, inteligente… más de lo que podría soñar cuando te vi aparecer aquel primer día.

Te di todo lo que añorabas, todo lo que pedías, incluso otra vida para que no estuvieras sola cuando yo ya no estuviera por la lógica que se va llevando a las personas o algún trágico desenlace, para que no estuvieras sola cuando la vida se esfumara de los que te dieron la tuya.

Desde que no nos vemos, desde que no te tengo en mi vida, desde que no me tienes en la tuya, tengo un millón de cuentos que contarte, algunos son de los que te gustaban tanto, de aventuras y seres fascinantes, otros son de amor, otros son de terror, otros de los que nos gustaban a las dos, de ciencia ficción, otras historias son del futuro que tengo pensado compartir contigo y con tu hermano.

Escribí muchos cuentos con historias que recogían todas mis desganas por vuestras ausencias,los voy publicando en un blog, recopilo mil historias y, además todas y cada una de las penas que me supuso vuestra marcha y la melancolía que aquí quedó por vuestra ausencia y con vuestro vacío.

Aun no lo he encuadernado, como me gustaría con tapas de cuero para publicarlo y ser lo que añoro, porque antes añoro ser la persona que abracéis con amor.

Mientras tanto abrazo a la hipocresía con la que me maquillo pintando una sonrisa en mi cara cada mañana para que nadie note que vivo en un abismo desde que os fuisteis, y para que nadie atisbe el dolor que alberga mi corazón me pinto de rojo alegría una sonrisa cada mañana, para que nadie note que mi corazón está roto.

Aunque quien conoce la historia desde el principio sabe atisbar la profunda tristeza que alberga mi corazón y que sin vosotros yo, como cualquier madre, no estoy completa sin mis hijos.

Escribí la historia de la desidia que me acosa a cada cosa que comienzo y no logro terminar porque no te dejo de pensar si aun te gusta tal cantante o habrá dejado de gustarte, como pasó con aquella que tanto solía gustarte.

Para mí eres tú, y es él, cada uno un libro sin principio ni final, sin dedicatorias ni agradecimientos, porque todo lo que hice, por suerte, por desgracia, lo hice por mí misma, lo hice consecuentemente aconsejada por el tremendo amor que siento por vosotros dos y, sería un libro que siempre me parecerá eterno en lo más profundo de mi alma, un libro perfecto aunque no sería como yo hubiera deseado y si pudiera volver atrás con lo que ahora sé, jamás escribiría así, escribiría de otra forma, con todas sus comas y todos sus acentos, con algunos puntos y seguidos, que tuvo un punto y aparte que espero que sea solamente un punto y coma, y desde luego nunca desearía que tuviera un punto final.

Mi libro de relatos será un libro que leeré a vuestros hijos y los hijos de vuestros hijos porque está lleno de cuentos, mis cuentos. Mis sueños.

Y me pregunto si algún día te podré leer alguno de esos cuentos otra vez, mientras meso tu pelo y te duermes en mi regazo, como cuando eras pequeña, haciéndote las voces de cada protagonista, unas chillonas, otras graves, para verte reír hasta que los párpados se te cierren por el agotamiento, y es que no quiero darme cuenta de que te has hecho mayor, muy mayor, ya una mujer y tu hermano ya un hombre, porque en mi memoria seguís siendo los niños que erais cuando marchasteis y yo sigo siendo la madre que renunció a vosotros porque estaba convencida de que aunque conmigo no fuera la mejor persona, con vosotros podría ser el mejor padre y daros la mejor vida.

LA VIDA NOS ENSEÑA LA DIFERENCIA ENTRE AMAR Y QUERER, DESEO QUE A VOSOTROS OS LO ENSEÑE DE LA MEJOR MANERA, NUNCA POR LAS MALAS.

KAT DELUNA – Am I dreaming

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Fuente de la imagen Pixabay

Anuncios

2 comentarios sobre “CUENTO PARA ELLA, CUENTO PARA ÉL

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: